miércoles, 19 de octubre de 2011

El búho también ve ratones donde no los hay



La percepción de la realidad es tan variable e infinita que nunca podemos asegurar ver lo que vemos. ¿Cómo ves tu el color verde?, ¿a qué te sabe la miel?...
Podríamos decirnos unos a los otros cientos de veces que el color verde es el color de la hierva, el de los semáforos cuando se puede cruzar, que tus ojos son verdes. O que nos encanta la miel en un vaso de leche calentito.Pero...¿describirla?. Imposible.
Uno de los mayores defectos, a mi parecer, del ser humano es el no respetar o mejor dicho no comprender que no hay nada igual para todos. Podemos estar de acuerdo en muchas cosas, pero no hay nada que para mí sea lo mismo que para ti.
Complejidades que hacen de nuestras relaciones sociales un reto día tras día. Conocer gente y no saber que es para ella el color verde o a què sabe la miel. Que miedo, ¿no?.
¡ESTAMOS EN TERRITORIO ENEMIGO NO SABEMOS NADA DE ESE ALGUIEN RETIRADA! jajajaja realmente no nos gusta crecer...nos gusta acomodarnos a los 4 de siempre, 4 tonos de verde muy parecidos y similares que conjuntan bien entre sí, y si vemos un tono de verde distinto lo apartamos y que él se busque sus propios tonos que los nuestros encajan ya perfectamente.
Débiles e inseguros, eso es lo que somos y no solo aquellos a los que les guste el verde,¿en?...a los que nos gusta el azul nos pasa lo mismo....
Vidas sin sentido, criados en un mundo donde nos aseguraron una mitad perfecta en vez de muchos trocitos que nos hacen más y más grandes y perfectos en su perfecta diversidad.

1 comentario:

  1. Jeje ...yo tb me inquieté alguna vez con este tema... ;)

    ResponderEliminar